Forex/Bolsa

Activos de Renta Fija y Renta Variable

Básicamente, con los activos financieros podemos generar ganancias de dos formas distintas: a través de ganancias de capital, o bien, mediante ganancias de renta. La primera de ellas se genera por diferencia de precios, es decir, cuando vendemos a un precio mayor que el de compra. En cambio, en las ganancias de renta se recibe un interés periódico pactado de antemano. Si bien un activo puede generar ganancias de las dos maneras, hay una de ellas que suele ser predominante. De esta forma, en función de cual predomine, los activos financieros podrán ser de renta fija o de renta variable.

Activos de Renta Fija: Son aquellos activos donde la ganancia predominante es de renta. En estos instrumentos, el interés recibido periódicamente como ganancia se conoce de antemano (la tasa de interés puede ser fija o variable). El ejemplo más representativo de este tipo de activos son los bonos.

Un bono es un préstamo de dinero que se le hace a una empresa o gobierno; recibiendo, en compensación por el préstamo, una serie de pagos periódicos en concepto de interés. Como mencionamos al principio, si bien con un bono también es posible lograr ganancias de capital (ya que el precio de mercado del bono varía a lo largo del tiempo) el potencial de ganancia es mucho menor que el que se puede obtener con un activo de renta variable.

La ventaja de este tipo de activos es que podemos conocer con cierta certeza la ganancia que obtendremos a lo largo del tiempo. Si bien las inversiones en renta fija generan menores rendimientos que las de renta variable, su riesgo suele ser mucho menor (riesgo de incumplimiento). En general estos activos se utilizan para inversión de largo plazo.

Activos de Renta Variable: Son aquellos activos donde la ganancia predominante es de capital. En este caso, la ganancia se produce cuando se da un incremento en el precio del activo. Algunos ejemplos de este grupo son las acciones y los ETFs.

Una acción representa una de las partes en que se considera dividido el capital de una empresa. Una acción da el derecho a la propiedad de una parte proporcional de los activos de la misma. Por lo tanto, como inversores, cuando compramos una acción podríamos decir que nos convertimos en uno de sus dueños. Al igual que en el caso de un bono, una acción también puede generar ganancias de renta a través del pago de dividendos.

La ventaja de este tipo de activos es que el potencial de ganancia es mucho mayor que con renta fija. Sin embargo, en este caso no podemos conocer de antemano la ganancia que obtendremos (si es que la hay). Por lo tanto, el riesgo de estos instrumentos es mucho mayor ya que está presente el riesgo de mercado (es posible disminuir el riesgo mediante la diversificación). En general estos activos se utilizan para inversión de corto y mediano plazo.

error: Proteccion !!