Tecnología

Fin de cables y enchufes

Descubre la increíble tecnología de los cargadores inalámbricos:

El físico Nikola Tesla fue el primero que llegó a la conclusión de que se podía transferir energía entre dos objetos mediante un campo electromagnético a finales del siglo XIX. En la década de 1990, la electrónica ya había llegado aun nivel de miniaturización suficiente como para crear cargadores inalámbricos para dispositivos como corazones artificiales y cepillo de dientes eléctricos. En la actualidad, el método de carga inductiva se puede usar para smartphones, tabletas e incluso coches eléctricos, pero si es tan cómodo, ¿por qué no lo usamos siempre? Un motivo es que no es muy eficiente; se pierde mucha energía en forma de calor y el dispositivo tarda más en cargarse. También necesita que el dispositivo esté muy cerca del cargador para que funcione. Pero esto podría cambiar con un nuevo método llamado carga inalámbrica inductiva que está en desarrollo y que permitirá transferir energía a mayores distancias.

¿cómo funcionan los cargadores inalámbricos?

Cargar un dispositivo sin necesidad de conectarlo físicamente a un transformador o cargador es una idea que muchos de nosotros abrazamos con mucha esperanza, no es que sea una tarea extremadamente difícil conectarlo para su recarga a través de un cable, pero sería mucho más cómodo y productivo simplemente apoyarlo sobre una base o cerca de ella y que comenzara a cargarse automáticamente.

Aunque esta tecnología fuera desarrollada y puesta a prueba hace muchos años atrás, el más claro ejemplo de ello son los cepillos de dientes Oral-B de Braun a principios de los 90, lo cierto es que su implementación no pudo hacerse extensiva a muchos otros productos en el mercado de consumo masivo debido a los altos costos de su producción, lo que lo convertiría en un producto prohibitivo para la mayoría de los entusiastas de la electrónica y los gadgets.

¿Cómo funciona esta tecnología?

Básicamente, la carga por inducción transfiere energía entre dos objetos utilizando un campo electromagnético, lo cual generalmente hace mediante una estación de carga o dock. La energía resultante es enviada a través de un acoplamiento inductivo a un dispositivo eléctrico, que puede entonces usar esa energía para cargar su batería o simplemente para poder hacerlo funcionar.
Generalmente, los cargadores de inducción usan para este procedimiento las llamadas “Bobinas de inducción”, las cuales son utilizadas para crear el campo electromagnético necesario para cargar los dispositivos convirtiendo estos campos electromagnéticos en electricidad. Una de estas bobinas se encuentra en el interior del dock o estación de carga, y la segunda bobina de inducción se deberá encontrar por fuerza en el dispositivo a cargar. Cuanto más cerca se encuentren los inductores, mejor será la transferencia de energía.

Con respecto a este punto, y aunque es posible cargar dispositivos a unos pocos centímetros de distancia de la base, siempre se recomienda que los mismos se encuentren sobre el cargador o base de inducción, lo que les permite una carga más eficiente en términos de tiempo y calor.

 

Ventajas y desventajas de la carga por inducción de dispositivos electrónicos

Este sistema de carga inalámbrica ofrece algunas ventajas muy positivas, más allá de no necesitar cables que interconectan los dispositivos, y pueden resultar muy interesantes en ámbitos como el de la salud, ya que permitirían cargar implantes y dispositivos directamente sobre la piel, reduciendo el riesgo de una infección. En este mismo contexto, también puede serle muy práctico para personas discapacitadas o con problemas motrices.

Además, son sumamente atractivos para cualquier aplicación debido a su vida útil, ya que gracias a que los componentes electrónicos se encuentran completamente sellados, la corrosión o humedad no pueden producirle daños, mejorando en mucho su durabilidad._image006

Desventajas de los sistemas de carga inductiva

Ahora, y a pesar de que su utilidad práctica se ha demostrado más de una vez, es cierto que una de las principales desventajas del sistema es la menor eficiencia de carga que ofrecen cuando las comparamos con un sistema de carga normal de transformador y enchufe.

inalambricos_clip

Este se puede observar fácilmente comparando los valores de tiempo de carga, mucho mayores en los cargadores inductivos, y una menor eficiencia dispersando el calor residual, sobre todo en implementaciones que utilizan frecuencias más bajas o tecnologías antiguas.

Otro punto más que importante es el de los costos, mucho más altos que los sistemas de carga normales, esto es debido principalmente a que la carga por inducción requiere electrónica precisa, incluyendo bobinas tanto en el cargador como en el dispositivo, lo que obviamente encarecerá el producto final.

clip_image010

Asimismo, el sistema de carga de energía por inducción ofrece algunos otros inconvenientes como la imposibilidad de mover el dispositivo cuando este está cargando, lo que es una clara desventaja, ya que no podremos operarlo cuando lo necesitemos, algo que si podemos hacer con los métodos tradicionales de carga.

El standard Qi

Debido a la falta de especificaciones en el mercado para estandarizar todo lo relativo a la carga por inducción, en Agosto de 2009 se constituyó el llamado Wireless Power Consortium, el cual tendría por tarea crear las normas necesarias, luego llamada estándar Qi, para que los principales fabricantes del mundo tuvieran un marco en donde diseñar y fabricar dispositivos que fueran compatibles con esta especificación.

 

 

 

 

error: Proteccion !!