Forex/Bolsa

Invertir en Acciones y Manejar el Riesgo

Como bien sabemos, en el mundo de las inversiones bursátiles se pueden lograr sustanciosas ganancias mediante una gran cantidad de instrumentos financieros. Si bien estos beneficios son más que ciertos, al invertir en Bolsa existe un riesgo implícito cuya magnitud dependerá de la estrategia asumida. A continuación veremos algunas formas que tenemos para manejar dicho riesgo en el caso de invertir en acciones.

En el caso de tomar la decisión de invertir en acciones, la primera alternativa que tenemos es comprar la acción de una compañía en particular y especular con ella. En este caso, las ganancias de capital que podemos obtener pueden ser muy grandes. Sin embargo, el riesgo al que estamos expuestos también es de mucha magnitud. Si la compañía no tiene un buen desempeño, la caída en el precio de la acción puede ser considerable y consecuentemente, nuestra pérdida será muy importante.

En esta situación, un parámetro que podemos tener en cuenta es el que se conoce como Beta de la acción. El mismo mide la volatilidad (riesgo) de la acción en relación al rendimiento del mercado. Un beta menor que 1 indica que la acción es menos volátil que el mercado, y por lo tanto, tiene menos riesgo. En cambio, un beta mayor que 1 indica que es más volátil, y por lo tanto, tiene mayor riesgo.

Por supuesto, el riesgo y la rentabilidad se mueven juntos (a mayor riesgo, mayor rentabilidad; y viceversa). Por lo tanto, si pensamos que el mercado subirá, podemos apalancarnos comprando alguna acción con un alto valor de beta. De esta forma, lograremos un rendimiento MUCHO MAYOR que el mercado.

La segunda alternativa que tenemos es diversificar nuestra inversión y plantear una cartera de acciones. De esta forma, logramos disminuir el riesgo respecto a la alternativa anterior, aunque nuestro rendimiento será menor. En este caso, nuestro objetivo será lograr un rendimiento MAYOR que el mercado. Vale mencionar que la cartera de acciones la podemos administrar nosotros, o bien recurrir a los fondos de inversión.

Por último, la tercera alternativa que tenemos es comprar el ETF que replica el índice del mercado. En este caso nuestro rendimiento será IGUAL que el del mercado. Aquí podemos decir que nuestra decisión es a nivel macroeconómico ya que estamos apostando a que crezca la economía del país o región.

En definitiva, podemos plantear tres formas básicas de inversión en acciones:

1. Comprar una acción en particular: Especulamos con la acción en busca de grandes ganancias.

Objetivo: Ganarle al mercado.
Rendimiento: Podemos ganar mucho más que el mercado.
Riesgo: Muy grande (riesgo de la acción).

2. Armar una cartera de acciones: Diversificamos para disminuir el riesgo de la inversión.

Objetivo: Ganarle al mercado.
Rendimiento: Podemos ganar más que el mercado.
Riesgo: Menor que la alternativa anterior (riesgo de la cartera).

3. Comprar el ETF del índice: Apostamos a que crezca la economía del país o región.

Objetivo: Ganar con el mercado.
Rendimiento: Ganamos a la par del mercado.
Riesgo: Es el del mercado.

error: Proteccion !!