Forex/Bolsa

Cuál es la diferencia entre las Opciones y los Contratos de Futuros?

Tanto las opciones como los contratos de futuros forman parte de los productos que se conocen como derivados. Y aunque al día de hoy son instrumentos muy difundidos en los mercados financieros, no siempre se sabe cuál es la diferencia entre ellos. En esta nota veremos en qué se diferencian.

Un contrato de futuros es un acuerdo legalmente vinculante que le da al dueño del mismo el derecho de efectivamente comprar (y recibir) o vender (estar obligado a entregar) una cierta cantidad de commodities a un precio específico. Lo importante de remarcar aquí es que ambas partes del contrato están obligadas a realizar la operación al finalizar el plazo del mismo.

Por su parte, quién compra una opción, tiene el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo financiero a un precio específico. En cambio, quién vende (emite o shortea) una opción está obligado a proporcionar (o comprar) el activo financiero al precio convenido, si así se lo solicita la otra parte. Es decir, los compradores de opciones tienen derechos y los vendedores obligaciones.

Por lo tanto, a diferencia de lo que sucede con los contratos de futuros, un contrato de opciones no es un acuerdo legalmente vinculante ya que en el contrato no hay obligaciones recíprocas. Esta es la diferencia fundamental entre un contrato de opciones y un contrato de futuros.

Además, también es posible destacar otra diferencia respecto a la naturaleza del activo subyacente. En los contratos de futuros, el activo subyacente viene dado por algún commodity. En el caso de commodities físicos (productos agrícolas, metales, energías) el valor del contrato está determinado por la oferta y demanda de los consumidores, la cual depende principalmente de distintos eventos y factores estacionales. En el caso de los commodities financieros (bonos, índices, divisas) el valor del contrato depende, entre otros factores, de la variación de las tasas de interés y del valor del dólar.

En cambio, en las opciones, lo más común es que el activo subyacente sean las acciones de una compañía. Sin embargo, también existen opciones sobre índices, ETFs e incluso contratos de futuros. En este último caso, si la opción es ejercitada lo que se debe entregar es un contrato de futuros.

Por último, algo que sí comparten las opciones y los futuros, es que ambos cotizan en mercados regulados, es decir, en mercados donde se cumplen distintas reglamentaciones para garantizar su funcionamiento y transparencia. En los mercados de USA, la institución encargada de controlar que se cumplan dichas reglamentaciones es la Securities and Exchange Commission (SEC).

error: Proteccion !!