Forex/Bolsa

Protegiendo al Inversor: La SEC

En los Estados Unidos, los mercados de valores están regulados por la Securities and Exchange Commission (SEC), la cual fue creada por el Congreso en 1934 durante la Gran Depresión. Está compuesta por cinco comisionados, los cuales son nombrados por el Presidente de los Estados Unidos y aprobados por el Senado, y un equipo de abogados, investigadores y contadores. Básicamente, la función de la SEC es proteger a los inversores y asegurar que los mercados funcionen de manera ordenada y eficiente. En ese sentido, se encarga de supervisar los participantes clave del mundo financiero, incluyendo las Bolsas de valores, los brokers, los asesores financieros y los fondos de inversión.

Todas las leyes que regulan la actividad de los mercados de los Estados Unidos surgen de un simple y claro concepto: todos los inversores, ya sean grandes instituciones o individuos particulares, deben tener acceso a cierta información básica sobre un determinado activo, y por supuesto, esa información debe estar disponible durante todo el período que lo tengan en su cartera.

En particular, a través del Acta de Activos Financieros de 1933, la SEC requiere que los inversores reciban la información financiera de todos los activos que se ofrecen al público. Además, prohíbe el engaño, la información dudosa y todo tipo de fraudes que se puedan dar en los mercados financieros.

Para cumplir con este objetivo, todas las empresas que quieran cotizar en Bolsa deben registrarse en la SEC. Al hacer esto, las empresas están obligadas a presentar toda la información relevante que permita a los inversores tomar decisiones informadas. Si bien la SEC requiere que toda la información sea precisa, no la garantiza. Por lo tanto, si un inversor compra un activo registrado y pierde dinero en la transacción, puede reclamar resarcimientos económicos en caso que pueda probar que la información suministrada era incompleta o imprecisa.

Dos de las tareas más importantes que debe realizar la SEC, son la detección de fraude corporativo y el monitoreo de lo que se conoce como insider trading. En una compañía pública, se considera insider a cualquier directivo superior de la misma, así como a los accionistas que tengan más del 10% de participación. Por supuesto, todos ellos pueden comprar y vender acciones de su propia compañía. Sin embargo, cuando la transacción se realiza en base a información no pública, es decir, en base a algún material al que sólo ellos tienen acceso, es considerada de carácter ilegal.

Consecuentemente, la SEC requiere que todos los insiders reporten todas sus transacciones. Por lo tanto, como los insiders tienen una gran visión del funcionamiento de su compañía, como inversores puede ser muy conveniente seguir estos reportes para ver como ellos están legalmente negociando sus acciones. Gracias a estas acciones de la SEC, es posible prevenir que los directivos de las empresas saquen provecho de información no revelada al público durante las fusiones o adquisiciones.

Vale mencionar que los directivos de las empresas no son los únicos que tienen el potencial de ser declarados culpables de realizar insider trading. Las personas como los brokers e incluso miembros de la familia de los insiders también pueden ser culpables.

Por último, dentro del fraude corporativo se incluyen todas las actividades llevadas a cabo por una persona o empresa, realizadas de una manera deshonesta o ilegal, y cuyo objetivo es el de obtener una posición de ventaja en detrimento de otras personas. Como ejemplos de estas actividades, podemos citar el colapso de Enron a fines del 2001, la quiebra de WorldCom en 2002 y la estafa de Bernard Madoff en 2008.

error: Proteccion !!