Forex/Bolsa

Una Manera de Invertir en Real Estate: Los REITs

La inversión inmobiliaria, o Real Estate como se le dice en los Estados Unidos, es una alternativa de inversión muy interesante. La tendencia de crecimiento de las economías desarrolladas y el crecimiento de la población, provocan que los precios de las propiedades tiendan a subir. Esto se debe a la existencia de una mayor demanda de viviendas y una oferta limitada.

El hecho anterior, sumado a las grandes posibilidades de apalancamiento que existen en los países desarrollados como Estados Unidos, provoca que las posibilidades de obtener buenas ganancias en el Real Estate sean muy grandes. Por supuesto, en este tipo de inversión también existen riesgos. El principal riesgo viene dado por los ciclos de la economía, ya que la inversión inmobiliaria está muy relacionada con la economía del país (cuando la economía crece, las propiedades tienden a subir; y viceversa). Y ahora bien, ¿Cómo podemos invertir en Real Estate?

En los Estados Unidos, básicamente existen dos formas de invertir en Real Estate, una directa y otra indirecta. La primera consiste en comprar directamente una propiedad. La desventaja de esta alternativa es que el costo de inversión suele ser muy grande (en general más de $150,000) y además, en el caso de no residir en los Estados Unidos, se debe viajar al lugar para corroborar el estado de la propiedad.

La inversión inmobiliaria indirecta se puede realizar a través de distintos instrumentos como bonos respaldados por hipotecas (Mortgage-Backed Securities o MBS), o fondos que invierten en emprendimientos inmobiliarios. Entre estos últimos, tenemos los REITs y los ETFs.

Se denomina Real Estate Investment Trust (REIT) a un fondo que invierte directamente en Real Estate, ya sea mediante propiedades o hipotecas. El capital del fondo está dividido en acciones, las cuales se transan en Bolsa como cualquier acción ordinaria.

De acuerdo a la composición de la cartera podemos tener los Equity REITs (propiedades), los Mortgage REITs (hipotecas) y los Hybrid REITs (propiedades e hipotecas). Cuando se invierte en propiedades, la principal ganancia proviene de la renta de las mismas. En cambio, cuando se invierte en hipotecas, la principal ganancia proviene de los intereses cobrados de los préstamos hipotecarios.

Algunas de las ventajas que presentan los REITs son las siguientes: montos mínimos de inversión accesibles (con $10,000 ya se puede ingresar), diversificación de la cartera (lo cual disminuye el riesgo), alta liquidez (ya que se transan en Bolsa como cualquier acción) y pago periódico de dividendos.

Algunos de los REITs más conocidos son Kimco Realty (KIM), Simon Property Group (SPG), Vornado Realty Trust (VNO), CBL & Associates Properties (CBL) y Weingarten Realty Investors (WRI). Cada uno de ellos tiene distintos objetivos, desde centros comerciales y edificios de oficinas, a departamentos y hoteles.

Como inversores individuales podemos invertir en REITs a través de tres formas. La primera de ellas es comprando directamente sus acciones en algún mercado abierto. La segunda es invirtiendo en algún fondo de inversión que invierta en REITs. Y la tercera es comprando las acciones de algún ETF de REITs, como por ejemplo, el Vanguard REIT ETF (VNQ). Finalmente, dado que los REITs pagan dividendos deberemos tener en cuenta el pago de impuestos correspondientes.

error: Proteccion !!